Master Coaching Online

¿Qué significa ser una persona resiliente?

Compartir

¿Quién no ha escuchado en los últimos meses la palabra resiliencia? De hecho, es más que probable que tú la hayas pronunciado unas cuantas veces.

Es tal el protagonismo que ha adquirido tras la pandemia que incluso fue propuesta por la FundéuRAE como candidata a palabra del año 2020 —título que finalmente se llevó otro vocablo que también está en boca de todos: confinamiento—.

Pero, a pesar de formar parte de tu vida cotidiana e incluso quizás haber admitido que lo eres, ¿sabes realmente qué significa ser una persona resiliente o cómo entrenarte para ello?

Presta mucha atención porque te lo contamos en la entrada.

¿Qué significa ser una persona resiliente?

«Capacidad de adaptación de un ser vivo frente a un agente perturbador o un estado o situación adversos», así como «capacidad de un material, mecanismo o sistema para recuperar su estado inicial cuando ha cesado la perturbación a la que había estado sometido». Estas son las dos definiciones que la Real Academia de la Lengua Española da de resiliencia.

Así pues, una persona resiliente es aquella que tiene resiliencia. Dicho de otra forma: es quien desarrolla cierta capacidad de resistencia ante los problemas y/o crisis que puedan surgir en la vida, no dejándose llevar por el estrés, la desesperación o sintiéndose como una víctima.

Además, una vez finalizada la situación que le provoca desasosiego, regresa sin secuela alguna a su estado previo de bienestar interior.

¿Cómo lo consigue?

Gracias a poseer determinadas habilidades emocionales que le permiten adaptarse y manejar desde la calma los momentos menos agradables.

Un buen ejemplo de éstas son la paciencia, la empatía —en esta entrada te contamos cómo trabajarla—, la aceptación o la tolerancia.

Pero no solo eso. Está demostrado que rodearse de familiares y amigos también le ayuda. No en vano, contar con un apoyo cuando corren malos tiempos es un pilar fundamental para nuestro bienestar emocional.

A pesar de todo, aceptar y afrontar las adversidades que puedan surgir no resulta sencillo en muchas ocasiones. La buena noticia es que se puede aprender.

Sí, en tu mano está superar este tipo de obstáculos con éxito, ¿sabes por qué?

Porque la resiliencia, como habilidad que es, se puede adquirir, entrenar y mejorar.

¿Cómo entrenarte para ser una persona resiliente?

Buda decía que «el dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional».

Todo comienza con un cambio de chip: la situación no es un túnel sin salida, sino un aprendizaje de vida que te ayudará a crecer como persona.

Ver el lado positivo en vez de centrarte en las cosas menos buenas es el primer paso para convertirte en una persona resiliente. Y es que, aunque te pueda parecer imposible, toda experiencia negativa posee un lado bueno. Ese será el que te haga salir fortalecido.

Tomar consciencia y aceptar que los factores externos no están en tus manos y, por tanto, no dependen de ti, también es esencial a la hora de entrenar la resiliencia.

A su vez, debes conocer cuáles son aquellos que sí puedes controlar y, en base a ello, utilizar tus fortalezas para hacerlo.

Otro punto importante es el contacto social.

Como explicábamos un poco más arriba, rodearte de un entorno optimista que te sirva de apoyo en los malos momentos es primordial.

Además, conectar contigo mismo te hará más fuerte, así como ganar en estabilidad emocional y autoconfianza. Puedes conseguirlo mediante la realización de ejercicios de meditación, pues son un excelente vehículo para la reflexión interior.

Este tipo de ejercicios no solo te ayudarán a dicha conexión, sino también a mantenerte tranquilo y relajado, algo indispensable a la hora de afrontar desde la calma las situaciones sobrevenidas.

Lo mismo ocurre con el mindfulness, el que también te permitirá focalizar tu atención y así controlar tus impulsos en aquellos momentos en los que te falten las fuerzas y pienses que ya no puedes más.

No obstante, como siempre sucede cuando se trabaja una habilidad, de nada sirve saberse la teoría si no se pone en práctica.

Así pues, ¿a qué esperas para empezar a entrenar y convertirte en una persona resiliente?

Si no sabes por dónde comenzar, en los cursos de nuestra Escuela de coaching aprenderás a ello. Más información pinchando aquí.